Carnes Moran

Las 6 setas más frecuentes

Cada vez es mayor el número de personas que cuando llegan las primeras lluvias salen en busca de los preciados frutos: LAS SETAS

Es imprescindible ser sumamente respetuoso con la naturaleza, que no se note nuestro paso

¿Sabéis las zonas, vegetación y bosques donde mejor crecen las setas?

El encinar es uno de los ambientes más ricos en setas. Las más representativas son sobretodo el níscalo falso, la seta de miel, la Amanita phalloides, la seta de olivo, diversos boletos, el rebozuelo, diversas setas de árbol, diferentes trufas…

En los pinares las setas más típicas son el níscalo y el robellón, pero también se encuentran seta de los caballeros, la pata de perdiz, los boletos viscosos, el rebozuelo de pino…

En los prados y  los márgenes de caminos y bosques y antiguos campos de cultivo, podemos hallar diferentes especies como  la seta de cardo, la seta de San Jorge, la senderuela, los champiñones silvestres…

 

En los bosques de Robles y Castaños podemos hallar diferentes rúsulas, el boleto estival, diversas especies de boletos de poros rojizos, el rebozuelo, níscalos, robellón…

 

En los Hayedos, encontramos diferentes rúsulas, boletos, la pardilla, diversas especies de micenas, el robellón…

 

En los bosques de coníferas (pinos), podemos encontrar  rúsulas, el robellón de abeto, la matamoscas, el boleto, los boletos viscosos…

En los prados alpinos hallamos las senderuela, la seta de San Jorge…

Después de ver dónde encontrar setas con facilidad vamos a descubrir cuáles son las setas comestibles más frecuentes:

  • Niscalo o o Rovelló (Lactarius Deliciosus)

Su nombre científico ya refleja una de las características ‘deliciosa’. Tiene una carne más compacta y densa y un olor ligeramente dulce. Es una seta bastante frecuente en España, suele crecer entre pinares y en bosques mixtos cuando llega el otoño.

Niscalo

 

  • Boleto comestible (Boletus Edulis)

Esta seta es una de las más consumidas en España. Se caracteriza por tener un color variable: blanco cuando es joven, y amarronados conforme va madurando. Su textura es consistente, y es muy fácil de identificar por su particular aspecto, que tiene un tallo muy ancho.

Aunque es una seta que se puede encontrar desde finales de verano, la mejor época para consumirla es el otoño, ya que su sabor y sus características están en su mejor momento.

Boletus Edulis
  • Champiñón silvestre (Agaricus campestris)

El champiñón es otra de las setas comestibles de España más recolectados y consumidos. Muy fácil de identificar, ya que su color blanco, en ocasiones con matices rosas o grises, es muy característico.

El champiñón silvestre puede encontrarse desde finales de primavera hasta finales de invierno, aunque es el otoño la mejor estación para degustarlo.

Su tamaño es variable, ya que hay champiñones más pequeños desde unos tres centímetros, hasta  otros más grandes que llegan a cuadruplicar su tamaño.

Champiñón Sivestre

 

  • Rebozuelo (Cantharellus cibarius)

El rebozuelo es una seta de un aspecto peculiar, se caracteriza por su color amarillento muy vivo y por su sombrero de forma irregular.

Su sabor gusta mucho a los amantes de las setas, pues tiene un toque afrutado y un cierto sabor amargo.

Los rebozuelos crecen normalmente en bosques de pinos, hayas y robles. Su característica forma y color las hacen muy sencillas de encontrar e identificar.

Rebozuelo
  • Senderuela.

Es una seta muy típica del norte del país, especialmente de la zona pirenaica, y crece en prados y bosques en grandes cantidades. Siempre crece en grupo.

No suelen tener gran tamaño y en este caso es importante asegurarse bien de que lo que estamos cogiendo es realmente una senderuela, ya que es fácil confundirlas con otras variedades de setas tóxicas, algunas de ellas muy parecidas son incluso letales.

Senderuela

 

  • Trompeta de la muerte

Aunque por su nombre no incite a consumirla, es una seta comestible con un sabor exquisito. Su aspecto también es muy particular, ya que se trata de setas pequeñas y de color negro que a primera vista puede apetecer no coger.

Suelen crecer en bosques de hayas y robles en ramilletes de varias setas.

Trompeta de la muerte

Cuéntanos cuales son tus setas preferidas y como te gusta prepararlas. ¿Tienes algún truco especial?

Crema de calabaza

Con la llegada del otoño los campos se llenan de colores y olores intensos. Hace su aparición la hortaliza reina de esta temporada… ¡la calabaza! Versátil, fácil de cocinar y con grandes posibilidades.

Nos hemos decantado en esta ocasión por la receta más sencilla y clásica…Crema de calabaza pero no os engañéis, esta de hoy es la básica pero las posibilidades son muchas: con curry, con sidra, al eneldo, con zanahoria, con lentejas, con nata…

Ingredientes:

1 trozo grande de calabaza, un kilo aproximadamente

1 puerro mediano

½ cebolla

1  zanahoria

250 gr de patatas

4 cucharadas de aceite de oliva virgen (40 ml)

  1. de agua

Nuez moscada,  pimienta negra y sal

Curry (Opcional)

Nata (Opcional para la decoración)

Preparación:

Empezamos preparando todas las verduras. Pelamos las que lo necesiten (patatas, calabaza, cebolla y zanahoria), lavamos y cortamos en trozos de unos dos centímetros.

En una cazuela ponemos el aceite de oliva, añadimos la cebolla, el puerro, dejamos unos dos minutos hasta que se pochen. Es el momento perfecto para incorporar la patata, zanahoria y la calabaza, mezclar bien y dejar rehogar unos diez minutos. Salpimentamos.

Añadimos el agua y dejamos cocer a fuego medio/bajo con la cazuela tapada hasta que las verduras estén blandas, 30 minutos aprox.

Con una espumadera sacamos las verduras y las pasamos al recipiente donde vamos a triturarlas. Mientras trituramos las verduras vamos a añadiendo poco a poco el caldo hasta conseguir la textura que más nos guste.

Volvemos a poner la crema de calabaza en la cazuela, le damos un pequeño hervor  y añadimos la nuez moscada y pimienta molida. Mezclamos bien y comprobamos el punto de sal. Este sería el momento de añadir una poco de curry si queremos darle ese toque o un poco de nata.

Como decoración podemos añadir un chorrito de nata, un picadito de jamón (previamente salteado) o un picadito de almendras o pistachos.

Podemos servir la crema de calabaza dentro de una calabaza que habremos vaciado, limpiado y dejado boca abajo durante una hora.

¿Cuál es vuestra receta favorita con calabaza? ¿Eres de los clásicos o te gusta innovar? ¡¡Cuéntanoslo!!

Risotto con calabaza y castañas

Con la llegada del otoño los establecimientos de alimentación se llenan de nuevos colores y sabores, llegan los productos de otoñocalabaza, setas variadas, castañas

Hoy, nos hemos decidido por una receta totalmente otoñal: RISOTTO CON CALABAZA, SETAS Y CASTAÑAS, una mezcla de sabores, aromas y texturas que dan como resultado un risotto espectacular.

Ingredientes:

1 cebolleta.

150 gr. de arroz especial risotto (arborio, carnaroli…)

100 gr. de calabaza

Setas variadas, un puñadito  (al gusto)

20 gr de castañas cocidas

50 ml. De vino blanco

1 cucharada de nata

30 gr de queso. Tienen que ser quesos de sabor intenso (Parmigiano, grana, curados de oveja…)

500 ml. De caldo de verduras.

Preparación:

Picamos finamente la cebolleta y la pochamos a fuego lento con un poco de aceite.

Pelamos y cortamos la calabaza y la cortamos a daditos.

Cortamos también las castañas en pequeños trozos.

Lavamos, secamos y troceamos las setas. Si usáis setas deshidratadas hay que ponerlas en agua 1 hora.

Cuando la cebolleta, esté blanda y tome color añadimos el arroz, mezclamos e incorporamos el vino.

Removemos hasta que se evapore el vino, añadimos la calabaza, las castañas troceadas y las setas.

Empezamos a añadir caldo, caliente, poco a poco, según se vaya evaporando.

Movemos frecuentemente y dejamos que el arroz cueza 18 minutos.

Añadimos la cucharada de nata y el queso rallado, removemos bien hasta que este cremoso y apagamos el fuego.

Podemos añadir un chorrito de aceite de trufa para añadir perfume.

¡¡Listo para servir!!

¿Sois fans de los risottos? ¿Cuál es vuestro risotto preferido? ¿Qué os parece este risotto otoñal?

¡¡Cuéntanoslo!!

Solomillo con setas

Ya sabéis que el solomillo es una de nuestras piezas de carne preferidas. Además de su ternura y sabor nos ofrece muchas posibilidades a la hora de acompañar con diferentes salsas.

Esta semana nos hemos decidido por las setas ya que estamos en plena temporada.

¡¡Nos ponemos el delantal y empezamos!!

Ingredientes:

4  solomillos de ternera.

1 cebolla

100 gr de boletus

100 gr de níscalos

100 gr de setas silvestres

100 ml de brandy

100 ml de nata

Aceite de oliva, Sal, Tomillo

4 lonchas de jamón o beicon cortadas muy finas.

Preparación:

Para hacer las lonchas de jamón o beicon crujientes: Precalentamos el horno a 180ºC. En una bandeja de horno ponemos papel parafinado o de horno, las lonchas de jamón o beicon  y otra hoja de papel. Hacemos unos 20 minutos, sacamos y dejamos enfriar.

Se puede hacer en el microondas durante unos dos minutos.

Cortamos la cebolla en juliana y la pochamos con una cucharada de aceite hasta que se ablande.

Mientras, limpiamos bien las setas, las secamos y las más grandes las cortamos para que sean todas las setas más o menos del mismo tamaño.

Añadimos las setas a la sartén, salpimentamos, espolvoreamos un poco de tomillo y regamos con el brandy. Hacemos a fuego fuerte un par de minutos. Bajamos la intensidad del fuego y añadimos la nata.

Dejamos cocer a fuego lento 5 minutos.

Mientras, preparamos los medallones de solomillo a nuestro gusto Podemos seguir los mismos consejos que dimos para preparar el “entrecot perfecto”

Regamos con la salsa y servimos inmediatamente.

Decoramos con las lonchas crujientes de jamón o beicon.

¿Cuáles son vuestras setas preferidas? ¿Cómo las preparáis? ¿Con que carne os gustan más?

Entrecot “perfecto” con salsa de mostaza

Para los amantes de la carne no hay place mayor (gastronómicamente hablando) que disfrutar de un buen entrecot de vacuno. Carne tierna y jugosa en su punto justo es un placer difícil de resistir.

Si eres carnívoro nato no necesitas nada más que un Entrecot de calidad preparado de la forma adecuada como te contamos a continuación.

El entrecot no es un producto barato por lo que para disfrutar de todas sus cualidades: textura, sabor, ternura… os indicamos los pasos imprescindibles para disfrutar de un delicioso entrecot perfecto:

El primer paso es comprar entrecot en nuestro carnicero de confianza

Sacar la carne de la nevera unos 15/30 minutos antes de cocinarla (dependiendo de la temperatura ambiente)

Secarla muy bien con papel absorbente.

Esperar a que la plancha este bien caliente antes de poner el entrecot.

Con un poco de aceite y con ayuda de un pincel, engrasar ligeramente el entrecot, no hay que poner aceite en la plancha.

Giraremos la pieza de carne con unas pinzas nunca utilizaremos un tenedor para evitar pinchar el entrecot y que pierda parte de sus jugos.

Añadir la sal cuando vamos a retirar el entrecot de la plancha.

El tiempo total de asado depende del punto en que nos guste la carne. Sobre este tema también os dejamos unas indicaciones:

Para un entrecot muy poco hecho (punto rojo o inglés), 1 minuto por cada lado.

Para un entrecot poco hecho o sangrante, entre 1 minuto y medio/ 2 minutos por cada lado. También vale 2 minutos por un lado y uno por el otro.

Para un entrecot al punto, 3 minutos.

Para un entrecot hecho, entre 3 /1/2 y 4 minutos.

Para tipo suela (hay quien lo prefiere así) más de 5 minutos.

Una vez que tenemos claro cómo conseguir  el punto perfecto para nuestro entrecot  podemos añadir una salsa. Una de las que mejor acompañan es la salsa de Mostaza.

 

Preparación salsa Mostaza Antigua:

Ingredientes

½ vaso de nata o leche evaporada

2 cucharadas sopera de Mostaza antigua

1 cucharadita de Mantequilla

Preparación:

 

Derretir la mantequilla en un cazo, Añadimos la mostaza Antigua. Mezclamos bien.

Añadimos la nata y llevamos a punto de cocción moviendo constantemente.

Cuando empiece a cocer retiramos del fuego y reservamos.

¡¡Todo preparado para disfrutar de nuestro entrecot con su salsa de mostaza Antigua!!

¿Cómo te gusta el punto de la carne? ¿Y tú salsa preferida?

La Berrea-5 Parques Nacionales donde escucharla

La llegada del otoño, curiosamente, implica una gran actividad en los campos y bosques.

Es la época de la recogida de los cereales, la vendimia…los bosques cambian sus colores y las primeras lluvias traen las preciadas setas. La fauna también tiene sus actividades y costumbres. En las dehesas comienza la montanera y en los bosques y sierras la época de la Berrea.

Desde finales de Septiembre y hasta mediados de Noviembre se produce la época de celo de los cérvidos llamada Berrea.

Al amanecer y al atardecer se puede escuchar los berridos de los cérvidos que resuenan y retumban  por los campos de una manera sobrecogedora como una especie de banda sonora otoñal. El sonido de la naturaleza  con el fin de atraer a las hembras y delimitar su espacio.  Las demostraciones de poder también incluyen enfrentamientos entre los machos con sus cornamentas.

Disfrutar de la Berrea en nuestro país es un auténtico espectáculo que se  da en numerosos lugares: Extremadura, Ciudad Real,  Montañas de León Asturias, Palencia, Cantabria…

Las posibilidades son muchas y variadas, desde Catacaldos os recomendamos 5 Parques donde escuchar la Berrea en Otoño:

Parque Nacional de Cabañeros (Castilla La Mancha) con 20.000 hectáreas y más de 5.000 venados es un lugar fantástico para disfrutar del espectáculo de la Berrea.

Parque Natural de Redes (Asturias) Grandes bosques de hayedos y zonas muy escarpadas dan cobijo a los cérvidos en esta época. Los sonidos roncos de los machos se expanden por los riscos siendo un espectáculo impresionante.

La Sierra de Culebra (Zamora), es uno de los rincones protegidos más valiosos de Castilla y León. Además de los cérvidos y la berrea en esta época otoñal podemos disfrutar de la presencia del Lobo Ibérico.

Parque Nacional de Doñana (Huelva), es el parque más importante de España por su biodiversidad. Es un espacio perfecto para observar, en sus sotos, los numerosos ciervos adultos que en estas semanas se dedican al cortejo, enfrentamiento y apareamiento. Un espectáculo visual y de sonido que no deja indiferente.

Sierra de Andujar (Jaén), nos encontramos en Sierra Morena donde sus bosques mediterráneos, valles y lomas de encinas y campos de jara, romero…espacio perfecto para la vida de los ciervos. En las inmediaciones del Rio Jandula podemos ver reunirse a los machos y sus enfrentamientos así como escuchar la Berrea.

¿Qué parques Naturales conoces? ¿Has tenido la oportunidad de escuchar la Berrea? ¡¡Cuéntanoslo!!

Hojas de parra rellenas de cordero y arroz

Estamos en época de vendimia y es el momento perfecto para conseguir hojas de parra frescas y recién recogidas.

En la cocina de los países del Mediterráneo Occidental: Grecia, Turquía, Armenia, Chipre… existe mucha costumbre y tradición de cocinar las hojas de parra rellenas.

Es esta ocasión nos hemos centrado en la gastronomía griega  y en la receta de “dolmades” (nombre griego que reciben las hojas de parra rellenas).

El relleno puede variar, desde arroz solo con especias, pasas o piñones hasta rellenos de diferentes carnes pero siempre con arroz.

Nosotros nos decantamos por un relleno de arroz y carne de cordero con un toque de canela. Mmmmmm!!!

Ingredientes:

  • 18/20 hojas de parra.
  • 150 gr. de arroz de grano largo.
  • 200 gr de carne picada de cordero.
  • 1 cebolla.
  • Un puñado de pasas.
  • El zumo de 2 limones.
  • Un poco de canela en polvo.
  • 1 rama de perejil, aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación:

Ponemos a calentar agua y cuando empiece a hervir, apagamos el fuego y sumergimos las hojas de parra, que habremos lavado bien y cortado el pedúnculo (rabo), durante 15 minutos.

En una sartén con un poco de aceite, ablandamos la cebolla troceada muy pequeña con una pizca de sal, una vez transparente añadimos la carne picada de cordero, movemos y mezclamos bien. Dejamos hacer 2 minutos, ponemos las pasas y el toque de canela. Mezclamos.

Añadimos el arroz, damos unas vueltas y ponemos un poco de agua, no debe cubrir los ingredientes solo intentamos que se empape el arroz.

Bajamos el fuego y movemos frecuentemente unos 20 minutos. Si fuera necesario se puede añadir un poco más de agua caliente.

Apartamos y dejamos que se temple

Espolvoreamos el perejil picado.

Secamos bien las hojas de parra que ya se habrán enfriado.

Extendemos las hojas de parra y vamos poniendo cucharadas del relleno y vamos cerrando:

Colocamos la hoja frente a nosotros con el vértice hacia arriba, doblamos los dos extremos  tapando el relleno de carne de arroz y carne de cordero, a continuación doblamos los lados de la hoja y enrollamos el dolmade, apretando lo suficiente para que quede entero, pero, no demasiado teniendo en cuenta que el arroz debe crecer un poco más.

En una cazuela ponemos dos hojas de parra (que hemos reservado) cubriendo el fondo. Colocamos los dolmades  bien pegados unos a otros para que no muevan.

Exprimimos el zumo de los limones que mezclamos con un poco de agua y un chorrito de aceite de oliva. Regamos los rollitos de hojas de parra.

Cubrimos con un plato llano, tapamos la cazuela y cocemos a fuego lento unos 15 minutos.

Se pueden tomar calientes o fríos  acompañados de salsa de yogur.

¿Conocíais las hojas de parra rellenas? ¿Dónde las habéis tomado? ¿Cómo os gustan más, frías o calientes? ¿Y el relleno? ¿Cuál preferís, con carne o sin ella? Cuéntanoslo, comparte tu receta con nosotros.

La vendimia

La vendimia es el proceso en que se recogen las uvas de la viña para posteriormente elaborar el vino.

La fecha de inicio de la vendimia puede variar pues dependerá del grado de madurez adecuado de la uva.

En España, según las zonas, el tipo de uva y el clima, la época de vendimia se puede extender desde Agosto hasta octubre.

Como vemos, no hay fecha exacta para comenzar la vendimia. Cada viticultor junto con el enólogo determinaran el momento más adecuado. Para esta decisión hay que tener en cuenta diferentes factores:

El grado de maduración de la uva (equilibrio entre acidez y azúcar)

El tipo de vino que vayamos a elaborar. Dependiendo de si elaboramos un vino joven o crianza, necesitaremos un grado diferente de madurez de la uva.

Condiciones meteorológicas (previsión de lluvias o heladas)

Una vez determinado el momento de comienzo de la vendimia es muy importante, para conseguir uniformidad en la cosecha, que la recogida se haga en el menor tiempo posible, un par de semanas es lo habitual pero en grandes extensiones puede durar un mes o algo más.

La variedad de la uva también influye sobre el tiempo de duración de la recogida (cada ciclo de maduración es diferente)

Hay dos maneras de vendimiar, a mano o mecánica.

A Mano o vendimia tradicional, es la utilizada mayoritariamente y especialmente cuando hablamos de vinos de calidad. Se recoge racimo a racimo, seleccionándolos según madurez.

Se cortan los racimos con navaja o tijeras, individualmente y se apilan en los cestos con cuidado para evitar que se aplasten y deterioren las uvas.

Se cargan en el remolque y se trasportan hasta la bodega, quedando los racimos intactos y en las mejores condiciones posibles.

El cuidado en la vendimia permite descargar la uva sin deteriorar sobre una mesa de selección, donde cuidadosas manos escogerán sólo los racimos que están perfectamente sanos y maduros, fundamentales para la calidad final del vino.

La vendimia es un proceso importante y delicado que requiere una extrema atención por parte de todas las personas involucradas en él, ya que de él depende el grado de calidad del vino resultante. Un buen vino no se define solo por la exquisitez de sus características sino también por el cuidado y mimo con el que se ha elaborado.

La vendimia mecánica, como su propio nombre indica, se realiza con máquinas, por lo que es más rápida y económica. No permite discriminar entre los racimos sanos y deteriorados o entre racimos maduros e inmaduros

Cada año, la vendimia cierra la temporada de cultivo de la vid. Tras el trabajo de recolección toca celebrar la buena cosecha.

Las fiestas de la vendimia, de gran tradición,  se realizan en muchas zonas de España y son una muestra de las costumbres populares típicas del mundo del vino. Estos festejos nos dan la oportunidad de conocer de cerca algunas de las tareas propias del proceso de elaboración del vino como la tradicional pisada de la uva o la degustación del primer mosto. También es frecuente la organización de actos relacionados con la enología, como catas de vinos, comidas al aire libre o jornadas de puertas abiertas en bodegas. También se suele incluir actividades de tipo cultural.

¿Has participado en alguna recogida de uva?  o ¿en alguna fiesta de la vendimia? cuéntanos cual es tu vino preferido.

Risotto de setas y parmesano.

Los platos con arroz son de gran  consumo durante todo el año pero en verano adquieren gran protagonismo ya sea en la costa o en el interior.

El arroz admite múltiples formas de preparación y  combinaciones de ingredientes para todos los gustos

Los Risottos  (modo italiano de preparar el arroz) es una opción sencilla y que no requiere mucho tiempo, unos 20 minutos.

Una característica del  risotto es su cremosidad. En Italia se dice que debe quedar cremoso, no caldoso (que se pueda comer con tenedor) por ello es muy importante el tipo de arroz que se utiliza. Ha de ser un arroz con alto contenido en almidón como las variedades ARBORIO y CARNAROLI de grano corto y duro para que absorba el líquido y el constante remover.

Ingredientes

  • 150 gramos de Arroz
  • 300 gramos de setas (champiñones, cardo o las que prefieras)
  • 1/2 Cebolla
  • 1 diente de Ajo
  • 75 gramos de Mantequilla o queso Mascapone
  • 150 ml de Vino blanco
  • 75 gramos de Queso Parmesano
  • 650 ml de Caldo de verduras

Preparación

Picamos finamente la cebolla y el ajo. Sofreímos con un poco de aceite a fuego medio/bajo hasta que quede transparente.

Mientras limpiamos y cortamos las setas.

Ponemos el caldo a calentar.

Cuando la cebolla esté blanda, añadimos las setas, rehogamos 2 minutos.

Añadimos el arroz (a titulo orientativo, una tacita por comensal), mezclamos y “tostamos”  unos dos minutos. Incorporamos el vino dejamos evaporar y añadimos parte del caldo caliente hasta que se cubra el arroz. Mezclamos bien y dejamos cocer a fuego medio.

Añadimos más caldo según el arroz lo adsorbe y va soltando el almidón, moviendo frecuentemente. Cuando lleve cociendo unos doce minutos añadimos el queso Mascapone o la mantequilla, mezclamos bien, añadimos un poco más de caldo y pasados dos minutos incorporamos el queso Parmesano. Movemos para que liguen bien todos los ingredientes y quede una textura cremosa.

Apagamos el fuego y dejamos reposar dos minutos el Risotto y servimos caliente

¡¡Listo para disfrutar!!

A partir de esta sencilla receta de Risotto podemos hacer variantes con diferentes verduras, mariscos u otros quesos.

¿Sois apasionados de los arroces?

¡¡Cuéntanos!!  ¿Cuál es vuestro arroz preferido? ¿Has tomado Risotto? ¿Cuáles son tus ingredientes preferidos para el Risotto?

8 Consejos para hacer una tabla de quesos perfecta

El mundo del queso es muy extenso y variado. Hay cientos de tipos de queso por descubrir y para todos los gustos en cuanto a sabor, intensidad, aroma y textura.

Una forma informal y divertida de descubrir diferentes variedades  es… LA TABLA DE QUESOS.

Como todo, preparar una tabla de quesos tiene sus trucos para aprovechar al máximo y disfrutar de los diferentes quesos.

Aquí están nuestros consejos:

  • El tipo de tabla de queso que prepararemos dependerá de si va a ser una degustación solo de quesos, si va a ser un entrante o un postre, si es un picoteo informar o queremos una cata formal.
  • Tenemos que pensar en la base en que se van a presentar los quesos. Lo mejor es la tabla de madera. Se puede utilizar pizarras pero tienen el inconveniente de que rápidamente aparecerán manchas de grasa.

En una degustación con pocos comensales se puede utilizar una sola tabla grande donde entren todos  los quesos. Si son muchas personas (más de 6) mejor presentar dos tablas una con quesos suaves y otra con los quesos más fuertes.

  • A la hora de decidir la selección de quesos tenemos muchas posibilidades:

Podemos decantarnos por quesos conocidos incluyendo alguna variedad nueva para descubrir.

Podemos hacer una tabla con quesos nacionales y otra con quesos internacionales.

Debemos evitar que la tabla de quesos sea repetitiva y monótona en cuanto a sabores y texturas.

Podemos plantearnos degustar quesos que representen las principales variedades:

Origen: cabra, oveja, vaca, búfala o mezcla.

Textura: pasta dura, semidura, blanda, azul, cremoso…

Maduración: queso tierno, semicurado, curado, envejecido…

Tipo de corteza: lavada, enmohecida, prensada, con hierbas o especias…

Intensidad: suave, fresca, dulce, pronunciada, picante, fuerte o muy fuerte.

  • Orden: en una tabla redonda seguiremos la dirección de las agujas del reloj. Empezando por los quesos más suaves  para llegar a los más fuertes. De esta manera podemos disfrutar de los diferentes matices y sabores.
  • Corte: Dependiendo de la variedad y textura los cortes variaran siendo los más adecuados en cuñas o tacos para la mayoría. Si son cremosos (para untar) mejor en pequeñas tarrinas y los muy duros como el Parmigiano se servirá en lascas.
  • Temperatura: El frío “mata” el sabor de los quesos por ello, dependiendo de la época del año se debe de dejar a temperatura ambiente más o menos tiempo. En invierno entre 4/6 horas y en verano será suficiente con una hora.
  • Acompañamientos: sin un buen acompañamiento nuestra degustación de quesos quedaría “coja”.

Panes y galletas saladas serán imprescindibles. Rebanadas de pan de centeno, multicereales, con semillas, con nueces y pasas así como regañás y crackers.

Frutas: un complemento perfecto para los quesos. Podemos descubrir diferentes matices si acompañamos los quesos de uvas, higos, arándanos, manzanas…

Mermeladas y compotas:  caseras o de buena calidad. Las ácidas maridan mejor: Frutos del bosque, mora, frambuesa, higo, naranja amarga…

Un lugar especial para nombrar el dulce de membrillo  que acompaña a cualquier queso perfectamente.

Frutos y frutas secas: Almendras, anacardos, pistachos, nueces, orejones de albaricoque, ciruelas pasas, dátiles, higos…

Aceitunas y encurtidos: pepinillos, cebollitas.  

 

  • Bebida: el agua limpiara nuestra boca y nos permitirá disfrutar de los diferentes sabores sin enmascararlos.

Vino y cerveza, nos permite experimentar las variaciones en cuanto a sabor que se producen al mezclase con los quesos (otro mundo por descubrir).

Los vinos espumosos más ligeros y suaves son los que limpiaran mejor nuestro paladar.

El vino blanco y la sidra también son un poco comodín y la mejor opción para acompañar quesos más suaves y tiernos. El vino tinto y los blancos fermentados conviene reservarlos para quesos más curados, especialmente los de leche de oveja. Los amontillados y finos, perfectos con quesos de cabra o una torta del Casar.

Las cervezas, probaremos  las Pilsner y de trigo para quesos suaves y más lácteos.

Una de las ventajas de las tablas de quesos es precisamente ese juego de sabores, aromas y texturas diferentes. Es importante centrarse en cada queso para comparar, ver diferencias con los demás y poder descubrir todos los matices.

Si eres de los supe-queseros otra forma de disfrutar del queso es preparando una Fondue

El mundo del queso es extenso y maravilloso. ¿Soléis preparar tablas de queso en casa? ¿Cuáles son vuestros quesos favoritos?

Animaros a compartir con nosotros los quesos que habéis descubierto o las mezclas que merece la pena probar.

Redondo

Carne de vacuno: Categoria Primera

Seguimos conociendo la carne de vacuno!

En anteriores posts, vimos la clasificación de la carne de vacuno y los cortes de carne de vacuno “Categoría Extra”, hoy vamos a profundizar un poco más conociendo los cortes y piezas del vacuno ya sea ternera, añojo, novillo, vacuno mayor…Categoría Primera A y Categoría Primera B.

Cortes carne de vacuno 1ª

Como ya indicamos en nuestra publicación anterior, las categorías comerciales están determinadas por el corte, contenido en grasa, tejido conjuntivo… cada categoría es apropiada para un tipo de preparación o cocción.

Categoría Primera A

Babilla: Tiene forma ovoide. Es un corte muy jugoso cuanto más próximo a la cadera se encuentre, de esta parte se obtienen buenos medallones y filetes. La parte más cercana a la rodilla es más dura y se utiliza para guisar.

Cadera: Es la parte más alta de la pierna trasera que se divide en rabillo, cantero y corazón. Es un corte jugoso, tierno y con poca grasa, perfecto para hacer filetes a la plancha. Son tiernos si están bien cortados (en perpendicular a la fibra).

Contra: Es una pieza grande y con poca grasa por lo que puede algo seca y dura. Aunque se pueden hacer filetes es una pieza perfecta para asar o guisar.

Redondo: Su forma es la que le da el nombre. Es una carne tierna, con pocos nervios y poca grasa. Perfecta para asados, guisos, mechados y elaboración de productos con carne picada.

Tapa: Como su nombre indica, tapa todos los cortes de la pierna, también muy apreciada para hacer a la plancha o para freír. De buena presentación con zonas magras, es una carne tierna de la que se extraen los escalopes y escalopines, ideal para hacer a la plancha o rebozada.

Tapilla: Corte muy bueno para filetes, sin infiltraciones de grasa por lo que es perfecta para rebozar.

Categoría Primera B

Aguja: Se sitúa en las cinco primeras vértebras dorsales uniendo el pescuezo con el lomo. Esta pieza es tierna, jugosa y adecuada para hacer a la plancha, frita, empanada e igualmente apta para guisos.

Brazuelo: Ideal para guisar y hacer caldos, es una carne gelatinosa y con menos nervios que el morcillo.

Culata de contra o contratapa: La culata de contra es una pieza jugosa, tierna y tendinosa. Es un corte ideal para hacer filetes y brochetas o guisos.

Espaldilla o espalda: Es una carne grasa y jugosa, se divide en cantero y plana, del cantero suelen hacerse filetes y del final que es más duro se hace carne picada y de la plana, que se conoce también como solomillo de carnicero, se hacen filetes para freír, aunque en general la espaldilla es apropiada para asar entera en el horno o elaborar guisos y estofados.

Pez: Esta pieza alargada también es tierna y jugosa, el nervio que la recorre es fácil de extraer. Ideal para asar o para hacer rellena.

Rabillo o punta de cadera: Forma parte de la cadera. El centro es más tierno que los extremos, es una carne muy válida para hacer filetes y escalopines, para picar, para guisar o para hacer rellena.

Cuándo compráis filetes o carne para guisar ¿Tenéis claro la pieza más adecuada? ¿Os dejáis asesorar por vuestro carnicero de confianza? ¿En el momento de la compra os aconseja la mejor forma de preparación?

Os dejamos un enlace (aqui) para ampliar información.

Solomillo de cerdo con salsa de cerezas

Son numerosas las recetas en las que podemos mezclar carne con frutas consiguiendo unos sabores que combinan perfectamente. En esta ocasión hemos escogido carne de cerdo y, por la época en la que estamos, cerezas.

La receta de hoy es muy sencilla, en cuanto a preparación, pero muy llamativa y elegante en su presentación por lo que podemos utilizarla para momentos especiales.

 

Ingredientes:

  •  2 solomillos de cerdo (mejor Ibérico)
  • 2 naranjas y 1 limón.
  • 200g de cerezas.
  • 4 cucharadas de miel, sal y pimienta.
  • Whisky (2 cucharadas)

Preparación:

Empezamos marinando los solomillos de cerdo, para ello mezclamos el zumo de una naranja, 1/2 limón, 2 cucharadas de miel y un poco de agua. Mezclamos bien y llevamos a ebullición. Dejamos templar y frotamos la superficie de los solomillos con la mezcla. Dejamos marinar unas horas (se puede hacer a primera hora de la mañana y dejar en el frigorífico hasta la hora de la preparación)

Llegado el momento de hacer el solomillo, lavamos y deshuesamos las cerezas. Las ponemos en una cazuela junto  al zumo de la otra naranja, el ½ limón, el Whisky y dos cucharadas de miel. Mezclamos bien y a fuego lento moviendo frecuentemente vamos reduciendo la salsa hasta que espese.

En cuanto a la preparación de los solomillos tenemos dos opciones:

Asarlos en horno 25 minutos a 180ºC (mientras iríamos haciendo la salsa de cerezas) o…

la opción más sencilla y rápida, cortamos los solomillos de cerdo en medallones, pasamos la carne por la plancha. Salpimentamos.

Servimos los medallones de solomillo junto con la salsa de cerezas.

Como habéis visto esta es una receta de gran sencillez con la que seguro sorprendéis y triunfáis.

¿Os gustan las recetas de carne con frutas?

Preferís acompañar la carne con piña, manzana, peras, melocotón…¡Contarnos vuestras ideas!

Seis razas de vacuno que debes conocer y probar

Según el Ministerio de Agricultura y Pesca hay, aproximadamente, 45 razas de vacas entre las destinadas a producción de leche y las de consumo de su carne.

Morucha, Rubia Gallega, Asturiana de los Valles, Retinta, Pardo Alpina…quizás te suenen estos nombres de razas tradicionales nacionales destinadas al consumo de carne y criadas en prados y montes de nuestro país.

La calidad y sabor de la carne depende de la alimentación y de la forma de cría (en libertad, producción en extensivo, explotaciones tradicionales…)

¡Vamos a ver algunas de las razas más características y especiales!

 

ASTURIANA DE LOS VALLES

Como su nombre nos indica viven en la Cordillera Cantábrica, alimentándose de los pastos de las montañas y de los valles (según la época del año) en pequeñas explotaciones tradicionales.

Es una raza que en los últimos años se ha cuidado mucho estando en estos momentos en expansión.

Su carne es tierna y jugosa, con grasa infiltrada como consecuencia de la alimentación natural y de las jornadas al aire libre en constante movimiento. El nivel de ácidos grasos insaturados es importante influyendo en el sabor y aroma característico.

 

RUBIA GALLEGA

Su lugar de origen está en Galicia y su origen en una raza local que se mantuvo en pequeñas ganaderías de subsistencia. En la actualidad se cría principalmente en Galicia (1.800 explotaciones) pero también se ha extendido a otras zonas del país.

En los últimos 20 años las explotaciones se han modernizado adaptándose a las nuevas normativas pero manteniendo su esencia.

La Rubia Gallega tiene una carne muy tierna y jugosa, con un sabor intenso y muy especial. Son animales de menos de diez meses alimentados de leche materna y forrajes vegetales elaborados con los pastos de las zonas de cría.

 

RETINTA

Nos trasladamos al sur de la Península concretamente a Cádiz y Extremadura para descubrir la raza Retinta. Es una de las tres razas puras de origen español junto con la Tudanca y la Morucha.

Su alimentación es diferente a las razas que hemos visto anteriormente (como consecuencia del clima de las zonas en que viven, más seco y caluroso), pues además de pasto se alimentan de ramas de encinas y musgos.

Su característica principal es su sabor delicado y particular que la hace diferente y única.

 

TUDANCA

Se cría en libertad en zonas altas (pasto de montaña) de Cantabria.

Es un animal de pequeño tamaño que pasta libremente y solo unos meses antes de su sacrificio se les alimenta de cereales. Este cambio de alimentación produce un veteado de grasa dentro del musculo y como consecuencia mayor ternura, jugosidad y sabor. El color de la carne es rojo intenso característico de las razas más rusticas con alto contenido en Omega-3.

 

MORUCHA (SALMANQUINA)

La raza Salmantina o Morucha desciende de desaparecido URO, un tipo de vaca de gran tamaño muy extendido por Europa hasta el año 1.600 D.C.

Es una raza que se cría principalmente en Salamanca pero también las hay en zonas de Zamora, Norte de Cáceres y en la Sierra de Madrid.

Su carne, de rojo intenso, con muy buena infiltración de grasa conocida como “MARMOLEO”.

Como consecuencia del respeto al ciclo de lactancia de las crías, la alimentación posterior en las dehesas con gran variedad de productos naturales y el constante ejercicio físico se produce una carne de gran calidad y sabor característico.

 

PARDO ALPINA (RATINA)

Estas vacas viven en los Montes de León considerados como uno de los mejores lugares para su cría por el clima de la zona (más bien seco).

El apodo de “ratina” procede de su color característico (grisáceo), es una raza mixta, también da leche.

Su carne es roja y sabor con diferentes matices dependiendo de la pieza que se consuma. La grasa envuelve a los músculos aportando un extra de jugosidad.

Como dice el refrán…”para gustos los colores” por lo que es difícil decir que raza de vacuno es mejor que otra. En esta ocasión hemos presentado las mejores consideradas por ganaderos y cocineros.

Sabemos que hay pequeñas explotaciones de variedades locales (que no llegan al mercado) y que son de gran calidad. ¿Conoces alguna?

¿Qué piezas son las que te gustan más…chuletón, lomo…? ¿Conoces algún restaurante donde disfrutar de alguna de estas razas de vacuno?

 

 

Paté de jamón ibérico

Los patés o cremas para untar son una solución perfecta para aperitivos, meriendas  infantiles o para preparar diferentes recetas (canelones, rellenos…). Podemos escoger entre una gran variedad: atún, salmón, legumbres, verduras y jamón ¡¡nuestro preferido!! Y si es Jamón Ibérico ya estamos hablando de otro nivel con su exclusivo sabor.

Un buen paté casero gusta a casi todo el mundo por su textura, versatilidad y por la variedad de sabores.

La receta de paté es muy sencilla y rápida. Podemos utilizar multitud de ingredientes, pero si, como en esta ocasión, utilizamos  jamón ibérico como producto principal conseguiremos darle a nuestro paté un sabor exclusivo e inconfundible además de aportar beneficios para la salud.

Las cantidades son orientativas dependiendo de la cantidad de Paté de Jamón Ibérico que necesitemos. Las que indicamos a continuación serían perfecta para un aperitivo de 4/6 comensales.

Ingredientes:

150 gramos de jamón ibérico picado

100 gramos de queso crema para untar

75 mililitros de nata líquida para cocinar (35% MG)

1 pizca de pimienta molida

1 trocito pequeño de cebolleta

Nueces (opcional)

Pimienta negra

 

Preparación:

Empezamos la preparación de Paté de Jamón Ibérico picando finamente el jamón.

Una vez picado lo pasamos a un vaso de batidora, añadimos el queso crema. Vamos batiendo a velocidad media mientras echamos la nata lentamente, la cebolleta picada y un toque de pimienta.

Seguimos batiendo con movimientos circulares hasta que  los ingredientes se mezclen bien y se consiga una pasta uniforme.

Para conseguir la textura adecuada es necesario dejar reposar el Paté de Jamón como mínimo una noche en la nevera para que se enfríe y se endurezca.

En el momento de servir podéis espolvorear unas nueces picadas como toque final.

Como habéis visto esta receta es pura sencillez, la preparación no nos llevará más de 10 minutos y sui hacéis cantidad podéis disfrutar de ella durante 5 días.

¿Habéis preparado en casa patés? ¿Cuál es vuestro paté preferido?

¡Cuéntanos tu receta preferida o…secreta!

Consejos para un picnic inolvidable

Con la llegada del buen tiempo nos apetece disfrutar más del sol, de la naturaleza y de actividades al aire libre. Organizar un picnic ya sea en el campo, la montaña, la playa, al lado de un lago o rio es un plan perfecto para compartir con la familia o amigos de un tiempo de relax sin prisas.

Que un picnic sea una comida informal no quiere decir que haya que improvisar, es imprescindible, para que sea un éxito y disfrutemos, planificar todos los detalles

Para que el picnic sea inolvidable y nada lo estropee os dejamos unos consejos que no debéis olvidar:

Seleccionar un lugar adecuado para la comida, sino tenemos sombrillas mejor buscar la sombra de un árbol ya que vamos a estar muchas horas al aire libre.

  • Utensilios (servilletas, vasos, cubiertos, platos, sacacorchos, abrelatas…) según el menú que hallamos pensado. Si vamos a consumir carne no debemos olvidar unos cuchillos recios.

Si vamos a sentarnos en el suelo mejor llevar mantas de picnic (estas forradas de platico por un lado) aislando de la humedad o de elementos que nos pueden molestar (piedras, ramas, insectos…)

  • Nevera, la temperatura elevada nos obliga a ser prudentes con los alimentos que llevamos por lo que es conveniente transportarlos en neveras. Mejor una nevera para la bebida y otra para los alimentos.

Para conservar los alimentos en frío es mejor utilizar blocks de platico helados o bolsas de gel ya que el hielo suelta agua y mojaría los alimentos que no estén en recipientes herméticos.

Suficiente hielo para las bebidas de todo el día.

  • Escoger el menú con detenimiento descartando alimentos delicados, de difícil transporte o fácil deterioro. Además de los clásicos filetes empanados podemos decantarnos por…

– Quiches y pasteles salados. Se preparan el día anterior. Y podemos escoger entre verduras, carnes… las posibilidades son enormes.

– Ensaladas variadas, vegetales, legumbres, patatas, arroz…perfectas como primer plato

– Sopas frías, gazpacho, salmorejo, vichisua… que transportaremos en recipientes herméticos y en frío.

– Carnes asadas frías, rosbif, roti…

– Pates y pastas para untar, Patés de berenjena, de queso, de mejillones, de atún o de legumbres (como el hummus)

– Tablas de embutidos y quesos, nos ofrecen gran variedad y sencillez en su transporte y consumo.

– Frutos secos, una selección de ellos serán un acompañamiento perfecto a las ensalada o como “entretenimiento” media mañana o tarde.

¿Preparados para organizar el próximo picnic? ¿Qué otros alimentos incluiríais?

Cuéntanos tu experiencia más divertida, esa en la que no podíais parar de reír, la que casi acaba con la comida por los suelos…

Consejos para un Roast-beef jugoso

Para  los amantes de la carne el roast beef (o rosbif)  bien cocinado es un plato exquisito, jugoso, tierno y de gran sabor.  Ofrece muchas posibilidades y admite gran variedad de guarniciones y usos: comidas, cenas ligeras, aperitivos rápidos, en bocadillos o sándwiches…

Aunque es un plato sencillo de cocinar os vamos a dar algunos consejos básicos para conseguir un roast beef perfecto:

 “Elección de la carne

Una pieza de calidad ya sea de ternera o buey, garantiza un buen resultado. Hay que escoger piezas tiernas y mejor con vetas de grasa intramuscular. También es conveniente que la pieza de carne que escojamos tenga una capa de grasa externa que aporte un extra de jugosidad.

Los cortes más adecuados para preparar el Roast-beef son el lomo (alto o bajo), la espaldilla, el solomillo, el redondo

“Aderezos”

Estas piezas necesitan pocos aderezos, con una condimentación básica de sal y pimienta sería suficiente. Frotaríamos toda la superficie unifórmenme.

Si nos gusta variar podemos añadir especias secas (romero, tomillo…) mezcladas con sal y azúcar que aportaran un toque dorado y caramelizado al exterior.

“El asado”

Para un asado correcto la pieza de carne ha de estar a temperatura ambiente antes de pasar al horno. Entre una o dos horas (dependiendo de la poca del año) fuera del frigorífico será suficiente.

Mejor poner la pieza de carne sobre una rejilla con una fuente debajo para recoger  los jugos.

Para que se ase la carne uniformemente y no se reseque conviene regar la pieza frecuentemente con los jugos.

La temperatura del horno es muy importante, los primeros 15 minutos estará a 200ºC, después bajaremos la temperatura a 180ºC hasta el final del asado. Calculando unos 15 minutos por cada kilo de peso para “poco hecho”, 17-18 minutos para “al punto” y 20-22 minutos para “bien hecho”.

Como vemos el punto final del asado puede variar según nuestro gusto pero es cierto que es difícil calcular y los tiempos dados anteriormente son orientativos. Lo mejor es utilizar un termómetro de carne que insertaremos en la parte central de la pieza de carne por el lado más grueso.

Estas son las temperaturas internas de la carne y el punto final que obtendremos:

Muy poco hecho—45ºC

Poco hecho———- 50ºC

Antes del punto—-55ºC

Al punto—————60ºC

Pasado del punto—65ºC

Bien hecho————70ºC

Si nos gusta la carne sonrosada toda por igual deberemos asar la pieza de carne a baja temperatura (95ºC) durante un tiempo prolongado (entre 3 y 5 horas) Con esta forma de asado no tendremos un exterior crujiente

“El reposo”

Finalizado el tiempo de asado es muy importante dejar reposar la carne unos 20 minutos. Este reposo permitirá que los jugos se asienten el interior consiguiendo un Roast-beef  más jugoso.

Estamos seguros que después de leer este post estáis perfectamente preparados para preparar un rico Roast-beef.

Estamos seguros que vosotros también tenéis algún pequeño truco para mejorar esta receta, ¡cuéntanoslo!

Rabo de toro estofado con vino

El rabo de toro es un estofado de carne tradicional, meloso y muy fácil de preparar que nos hace retroceder a los tiempos en que se cocinaba a fuego bajo, durante horas y el olor del guiso impregnaba los hogares.

Los estofados son guisos tradiciones que se elaboran con la cazuela tapada y cocción lenta.

Para esta receta de rabo de toro solo necesitamos un buen fondo de verduras y un buen vino. Es una receta comodín que podemos utilizar igualmente  con unas carrilleras, morcillo u otra carne de 2ª.

Ingredientes:

1 k de rabo de toro, vaca, buey

250 ml de vino tinto

2 cebollas y un puerro

2 zanahorias

3 dientes de ajo

Aceite de oliva

Sal, Pimienta negra, hoja de laurel

Preparación:

Ponemos en una cazuela, con un poco de aceite, las verduras cortadas muy pequeñas (Brunoise), pochamos a fuego lento unos 20 minutos. Salpimentamos.

Añadimos los trozos de rabo y el laurel, mezclamos y removemos bien. Incorporamos el vino y dejamos hacer un par de minutos destapado.

Salpimentamos y cubrimos con agua. Cocemos a fuego lento durante 2 horas (como mínimo) con la cazuela tapada. Si fuera necesario se puede añadir un poco más de agua durante la cocción.

Retiramos el rabo y dependiendo de cómo nos guste de espesa la salsa podemos triturar toda la verdura o parte de ella.

Es conveniente dejar reposar el guiso como mínimo un par de horas y mejor si cocinamos de un día para otro. Los aromas se intensificaran.

Servir bien caliente con patatas fritas o puré de patata.

Esta sería la receta básica del guiso de rabo de toro pero podemos hacer otras variantes como añadir chocolate ¡un toque! ¡sin pasarse!

¿Con qué ingredientes lo preparáis vosotros? ¿En qué lugar comisteis ese guiso de rabo memorable? Comparte con nosotros tu receta y recuerdo.

 

Atún rojo de almadraba

En el mes de mayo estamos  en plena temporada del atún rojo de almadraba, que se extiende hasta finales de Junio. Es el momento en el que el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo se convierten en el punto de encuentro de cientos de pescadores que recurren al arte de la almadraba para pescar el atún rojo que se encuentra en su mejor momento con un nivel de grasa infiltrada óptimo.

La almadraba es un arte de pesca tradicional y milenaria que se remonta a más de  3.000 años de antigüedad. Ya se utilizaba en la época de los fenicios. Se crea un laberinto de redes especiales  para que los atunes se introduzcan en ella y no puedan escapar. El atún se mantiene con vida y cuando se acumula un número considerable de atunes, se procede a realizar lo que se llama “la levantá”, que consiste en levantar las redes haciendo que los atunes suban a la superficie. En ese momento es cuando los pescadores más experimentados seleccionan las mejores piezas y descartan las que no les sirven.

El peso medio de estos atunes está alrededor de los 150/175 kg

En Cádiz son cuatro las almadrabas (Conil, Barbate, Tarifa y Zahara)   que pueden realizar esta pesca con una cuota de capturas muy restringida con lo que se ha conseguido la recuperación de esta especie en muy pocos años.

Las localidades de Zahara de los Atunes, Barbate, Tarifa y Conil de la frontera aprovechan esta época para celebrar diferentes fiestas gastronómicas con distintas rutas gastronómicas.

En Conil comienza el 5 de mayo la XXI edición de la Ruta del Atún, en la que los restaurantes locales compiten por ofrecer tapas con el atún como protagonista.

En Barbate se celebrará la X Semana Gastronómica del Atún entre el 3 al 7 de mayo, con demostraciones gastronómicas, clases magistrales y degustaciones.

La X Ruta del Atún de Zahara de los Atunes se celebrará del 16 al 21 de mayo.

En Tarifa del 26 de mayo al 4 de junio se celebra la VI Ruta del Atún.

El atún rojo de almadraba es considerado el número uno mundial en cuanto a calidad, “el pata negra” del mar. La pasión por este túnido se extiende por todo el mundo especialmente en Japón donde es muy codiciado y a donde exportamos el 60% del total de lo pescado.

¿Preparados para disfrutar de este manjar tan exquisito por su sabor y textura tan características?

¿Os gusta el atún rojo? ¿Cuál es vuestra preparación preferida? ¿Habéis estado en Cádiz en esta época? ¡¡Cuéntanos tu experiencia!!

Moussaka griega

Esta deliciosa receta tradicional griega se hace con carne picada de cordero, también podríamos hacerla con carne de ternera pero en este caso cambiaría totalmente el sabor original y perdería intensidad.

La moussaka griega tiene un gran parecido con la lasaña, pero sustituimos las placas de pasta por capas de berenjena y patata en la parte inferior.

Ingredientes:

2 berenjenas.

400 gr de carne picada de cordero o de ternera.

1 cebolla.

1 zanahoria.

3 tomates rojos.

2 patatas.

1/2 vaso de vino.

Tomillo, sal, pimienta, nuez moscada

Queso rallado.

Salsa bechamel (con 25 g de harina, 25 g de mantequilla y medio litro de leche)

Preparación:

La preparación de Moussaka griega es laboriosa porque tiene varios pasos pero ninguno ofrece dificultad.

Cortamos las berenjenas en láminas y las ponemos con un poco de sal sobre un papel absorbente para evitar el sabor amargo.

Mientras reposa la berenjena, pelamos las patatas, cortamos en rodajas y freímos ligeramente, dejamos escurrir.

En el mismo aceite freímos la berenjena (también ligeramente) y reservamos. 

Por otra parte, picamos la cebolla y la zanahoria muy menuda (en brunoise) y  pochamos en una sartén. Cuando se ablanden, añadimos los tomates, pelados y picados. Dejamos que se hagan hasta tener un buen sofrito para la carne (15 minutos).

Freímos ligeramente la carne picada de cordero en una sartén,  añadimos a la salsa de tomate y hortalizas y agregamos el tomillo, la pimienta y el vino, dejando que cueza durante unos diez minutos hasta que no quede rastro de líquido.

Por último, preparamos la salsa bechamel:

Mezclamos la harina con la mantequilla hasta que se dore, incorporamos la leche, removemos hasta que esté bien espesa. Salpimentamos y espolvoreamos nuez moscada y pimienta molida.

Una vez realizados todos estos pasos podemos empezar a montar la Moussaka de carne de cordero:

En una fuente rectangular apta para horno ponemos como base una capa con las rodajas de patatas que hemos frito previamente. Encima pondremos parte de la  berenjena. Cubrimos con la  carne picada de cordero.

Sobre la capa de carne picada ponemos otra capa de láminas de berenjena y volvemos a cubrir con la carne de cordero, aplastamos un poco para que quede bien compacta.  Ponemos una última capa de berenjenas y finalmente cubrimos con bechamel.

 Espolvoreamos con queso rallado y metemos la fuente en el horno durante 20 minutos a 170ºC y gratinamos unos  minutos a 220ºC.

Como habréis visto esta receta tiene varios pasos pero sin dificultad.

¿Conocíais esta receta?  ¿Qué otras recetas con carne picada ya sea de cordero o ternera os gustan? ¡¡Cuéntanoslo!!

Rosas de hojaldre, calabacín y jamón.

La receta de esta semana, en homenaje a la primavera, es pura sencillez y creatividad. Seguro que sorprendéis con estas “Rosas de hojaldre, calabacín y jamón”.

Os recomendamos que aunque no tiene ningún secreto su preparación practiquéis el enrollado y el tamaño de las tiras de hojaldre para que quede a vuestro gusto.

¡Nos ponemos el delantal y comenzamos!

Ingredientes:

  • Una lámina de hojaldre rectangular
  • Un calabacín grande
  • Jamón, mejor ibérico, en lonchas
  • Queso tierno en lonchas
  • Salsa de tomate natural
  • Orégano
  • Hierbas aromáticas.
  • Pimienta al gusto
  • Aceite de oliva

No ponemos cantidades de los ingredientes,  pues dependerá del número de rosas que hagáis.

 

Preparación:

Lavamos bien el calabacín y lo cortamos en rodajas muy finas. Lo hacemos a la plancha, en una sartén con muy poquito aceite hasta que se dore por ambos lados. Añadimos un poco de orégano y pimienta, lo dejamos reposar sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Cortamos las lonchas de jamón en trozos aproximadamente del mismo  tamaño de las rodajas de calabacín. El queso en lonchas lo cortaremos en tiras de unos dos centímetros.

Extendemos la masa de hojaldre sobre papel vegetal y cortamos la masa en tiras de unos cuatro centímetros de ancho por unos quince de ancho.

Extendemos la salsa de tomate sobre las tiras de hojaldre y colocamos, dejando que sobresalga,  alternativamente una loncha de calabacín y otra de jamón superpuestas hasta llegar al final de la tira. Las situaremos ocupando, solo, desde la mitad hacia arriba de la tira de hojaldre (para que sobresalga) dejando libre la parte inferior del hojaldre.  Colocamos las tiras de queso encima de la parte baja del calabacín y el jamón. Deben quedar unos 2 cm de hojaldre sin cubrir a lo largo de toda la tira, para ahora doblarlo por la mitad y ponerlo cubriendo el queso y la mitad del entramado de calabacín y jamón. Cuando estén todas acabadas las enrollamos como la concha de un caracol. Meter en moldes de madalenas para evitar que se abran en el horno.

Pintamos por encima las rosas con un poquito de aceite mezclado con las hierbas aromáticas y metemos al horno, precalentado a 180º C, durante 15-20 minutos.

Las rosas de hojaldre, jamón y queso se pueden preparar con antelación dejando el horneado para antes de consumir y servir las rosas de hojaldre, calabacín y  jamón templadas, con el toque cremoso del queso caliente y el olor de las hiervas aromáticas mezclado con el del hojaldre recién hecho.

Esperamos que no os podáis resistir a preparar esta receta el fin de semana. Estaremos encantados si nos enviáis vuestros comentarios e imágenes

Brandada de bacalao

Brandada de Bacalao es una receta sencilla muy extendida por los países del Mediterráneo. Una crema suave e irresistible.

En sus orígenes se hacía con aceite, ajo y bacalao que puesto en un mortero se golpeaba y movía hasta que emulsionaba la preparación. Los primeros textos en los que se hace referencia a esta receta datan del siglo XVI.

En la actualidad, se sumerge el bacalao en leche para suavizar su sabor y textura, nata y patata para conseguir ligereza.

¡Pasamos a la cocina y os dejamos nuestra receta de brandada de bacalao!

Ingredientes:

300 g de bacalao desalado

125 g de patata cocida

Medio l de nata

3 cucharadas soperas de  aceite Oliva Virgen

2 dientes de ajo de ajo picado

½ litro de leche

1 cucharada de perejil picado y una ramita pequeña de tomillo.

Preparación:

Cocemos las patatas 30 minutos.

Hervir la leche con la  ramita de tomillo y un diente de ajo. Retiramos del fuego y ponemos el bacalao dentro y lo dejamos durante 20 minutos reposar tapado para que mantenga el calor.

Calentamos el aceite y ponemos el otro diente de ajo, añadimos el bacalao desmigado (que habremos sacado de la leche).

Pelamos y pasamos por un pasapuré las patatas cocidas. Añadimos y mezclamos bien, moviendo sin parar para que no se pegue. Añadimos la nata liquida poco a poco, seguimos removiendo  para que se reduzca durante unos 30 minutos. Comprobar el punto de sal y añadir un toque de pimienta.

Espolvorear perejil picado. Servir templada o fría (si es verano) acompañado de tostadas de pan. Marida perfectamente con pimientos de piquillo.

¿Cómo preparas la brandada de bacalao? ¿Le añades patata como nosotros, o te gusta más solo con nata? ¿Cómo es tu receta? ¡¡Cuéntanoslo!!

Ir arriba