La Barbacoa

Llega el buen tiempo y nos apetece disfrutar de una buena comida al aire libre. La mejor solución….¡¡UNA BARBACOA!!

La barbacoa

Con la llegada del buen tiempo nos apetece disfrutar de actividades al aire libre y disfrutar de una buena comida preparada en barbacoa. Con unos productos de calidad y los consejos que os dejamos a continuación seguro que triunfáis:

  • Si es una barbacoa tradicional, prenderemos el carbón y la leña (mejor de encina) y dejaremos hasta que las brasas estén al rojo vivo pero sin llama.
  • Si añadimos un puñado de sal gorda a las brasas, habrá menos humos y las brasas se consumirán más lentamente.
  • Si ponemos en las brasas unas ramitas de plantas aromáticas: tomillo, romero… le daremos un toque especial a la carne.
  • Si la barbacoa tiene la rejilla fija, un truco consiste en acumular las brasas en tres alturas progresivas, dejando así una zona lateral con menos brasas (menos calor) donde iremos colocando las piezas de carne que deseemos conservar calientes y que no se cocinen en exceso.  Si pasamos  los alimentos de la zona de más calor a la de menos conseguiremos un asado más uniforme, evitando que se queden crudos o se quemen por un calor excesivo.
  • Es  mejor colocar las piezas de forma espaciada, no muchas piezas a la vez, para poder moverlas bien de una zona a otra según sea necesario y darles la vuelta sin problemas.
  • Para dar la vuelta a los alimentos que no estén en brochetas, lo mejor es usar pinzas largas, nunca un tenedor ya que al pincharlas (especialmente productos cárnicos) perderían los jugos y nos quedarían más secas.
  • El orden también es importante. Primero, cuando el calor es más intenso, colocaremos sobre las brasas las piezas más pequeñas, que necesiten menos cocinado, como salchichas, chorizos, hamburguesas y cortes pequeños de carnes, chuletitas de cordero...
  • Cuando el calor disminuya es el momento de asar el resto de piezas, como  entrecots, chuletón, costillas y carne con hueso en general. Estas piezas se asan mejor a temperaturas más bajas y lentamente.
  • Algunos alimentos sueltan mucha grasa al ponerlos sobre las brasas, haciendo que se levante la llama, como los chorizos, morcillas…Un truco sería envolverlos en papel de aluminio
  • Siempre se salará al final utilizando sal gorda o en escamas..
  • La calidad de la materia prima es fundamental, por ello es mejor acudir a nuestro carnicero de confianza que nos asesorará sobre los productos, los cortes y las piezas más adecuadas.

¿Cuando preparas una comida en barbacoa con que disfrutas más: la preparación, la conversación, las bromas, la espera hasta que los alimentos están listos, ese olor que desprenden los chuletones o los chorizos…? ¡Cuéntanoslo!

Las barbacoas se pueden hacer con una gran variedad de productos: verduras, pescados, carnes…en “Carnesmorán” encontraras variedad, calidad y por supuesto asesoramiento

Ir arriba